La Confederación de los Trabajadores y las Trabajadoras de las Universidades de las Américas y el debate de la Conferencia Mundial de Educación Superior 2009.

7171 opinion.jpg
Entre los días 5 y 8 de julio de 2009, en la ciudad de París, se desarrolló la II Conferencia Mundial de Educación Superior organizada por la UNESCO, y por primera vez, los trabajadores universitarios - llamados no docentes, funcionarios, administrativos, según la denominación en cada país - estuvimos representados a través de la recientemente creada Confederación de los Trabajadores y las Trabajadoras de las Universidades de las Américas (CONTUA) en la persona de su Presidente Jorge Anró.

El carácter restrictivo de la convocatoria, criticado por las Universidades de Latinoamérica y las representaciones sindicales, impidió una mayor participación de delegaciones que expresaran la opinión de los actores sociales de la vida Universitaria. El diseño de participación de la CMES está basado en las representaciones institucionales de los Gobiernos y los Consejos Nacionales de Rectores y apenas prevé reducidos espacios de participación de las representaciones sindicales, estudiantiles, de las organizaciones de graduados y redes dedicadas a la Educación Superior. Es por esto que señalamos la necesidad de corregir en el futuro los esquemas de participación y representación en los distintos foros de debate Internacional sobre la Educación Superior, y nos comprometemos desde la CONTUA a plantear esta necesidad ante los distintos espacios institucionales de la región.

Con relación al debate de fondo, sin lugar a dudas, creemos que la Conferencia permitió dar cuenta del desafío político actual que enfrenta la Educación Superior a nivel global amenazada por los embates del nuevo capitalismo. Durante toda la Conferencia las posturas del neoliberalismo, sustentadas por los países centrales en la CMES, dejaron en claro que la apropiación de los espacios de generación y distribución del conocimiento resultan claves, y por tanto, intentarán influir decidida y agresivamente sobre los sistemas públicos de educación superior.

La representación de las Universidades de Latinoamérica, y por supuesto las representaciones sindicales presentes en la CMES, han participado muy activamente en la disputa ideológica planteada en el propio seno de la Conferencia. El nudo de la discusión se centró en definir el carácter público o privado de la educación y el conocimiento, y la postura unánime de Latinoamérica fue fundamental para que la Declaración final de la CMES ratificara la importancia y validez de declarar a la educación y al conocimiento como un BIEN PÚBLICO, pero este resultado final positivo no nos puede llevar a dejar de percibir el importante y peligroso crecimiento de las posiciones contrarias puestas de manifiesto en el Foro de París.

Frente a este tan importante y crucial debate, la posición ideológica de la CONTUA es clara, el sistema de Educación Superior debe tener un objetivo de transformación social que permita superar progresivamente las desigualdades existentes en nuestros países. La Educación Superior entendida como "Bien Público" en la Declaración final de la CMES debe ser integrada y complementada por los conceptos de gratuidad, igualdad de oportunidades en el acceso, financiada por el Estado, de Excelencia para todos y todas, respetuosa de las diversidades, profundamente democrática y participativa, en un modelo donde el conocimiento se produce y desarrolla socialmente. La defensa de la Educación Superior Pública debe ser irrestricta, es por ello que rechazamos cualquier intento directo o solapado de imponer los criterio de "mercado" a la educación superior, los cuales casi siempre vienen de la mano de estrategias referidas al cuestionamiento parcial sobre el financiamiento, las formas de gobierno, los sistemas de acreditación y la internacionalización de las instituciones.

La CONTUA ha nacido para sumar esfuerzos desde la unidad de los sindicatos que representan a los trabajadores universitarios de las Américas en defensa de la Educación Pública, como un derecho humano fundamental y un instrumento de transformación social. Es por ello que en su primer participación institucional, realizada en el marco de la CMES, ha dejado en claro los intereses no solo de su sector de representación, sino del conjunto de la clase trabajadora, que requiere de un fuerte cambio en el sistema universitario que favorezca el desarrollo pleno de las potencialidades de los hombres y mujeres de nuestra región con sentido igualitario, inclusivo, participativo y democrático.

Marcelo Di Stefano Jorge Anró
Secretario de Coordinación Presidente

Confederación de los Trabajadores y las Trabajadoras de las Universidades de las Américas
CONTUA

Especial para UNESCO-IESALC

COBERTURA COMPLETA DE LA CMES 2009 Y OTRAS OPINIONES

TPL_BEEZ2_ADDITIONAL_INFORMATION